jueves, 29 de noviembre de 2012

Antonio Pérez Castelo




Antonio Pérez Castelo. Casado y padre de cuatro hijos. Bloguero. Gallego de nacimiento, madrileño de crianza.



Buenas noches Caste:

Desde luego que a todas las entrevistas que llevo haciendo hasta el momento, les tengo un recuerdo especial. Todas, de un modo u otro, me han llegado.  Todas han significado algo para mí y está, por supuesto, no va a ser menos.

Castelo es una PERSONA, -sí, persona con mayúsculas- que tuve la suerte de conocer por casualidad,  como se conoce siempre a la gente. La vida y las circunstancias, un buen día, te permiten cruzarte en el camino con gente de la que sólo tienes palabras de agradecimiento y de admiración. Eso me pasa con Caste y seguro que, quién aún no le conocéis, a partir de esta entrevista, empezaréis a saber porqué.

-Buenos días Castelo, la primera en la frente, ¿cómo prefieres que te llamen, Antonio o Castelo?
Me da igual, Moni. Verás, depende del entorno; en el barrio me llaman de una manera, en el curro de otra, la familia; ya sabes, incluso tengo mote para ciertos amigos de la infancia.

-Para quién no te conozca ¿cómo te definirías?
Depende del día. No creo que sea yo quien deba definirme; me es imposible ser imparcial conmigo mismo; o me quiero mucho o me caigo fatal, dependiendo del momento. Es muy difícil, por no imposible, darse a conocer a través de unas líneas. Para conocerme hace falta, valga la redundancia, conocerme.

-¿Dónde naciste?
En La Coruña.

-¿Dónde te has criado?
Me vine (me trajeron) a Madrid con ocho años. Digamos que por crianza soy madrileño, eso sí, criado por gallegos; mis padres. No obstante, hablamos de dos ciudades, que aunque distintas, no dejan de ser ciudades. Me considero cosmopolita.

-Un recuerdo agradable de tu infancia.
Muchos, casi todos. Me sería muy difícil elegir uno. Recuerdo mi niñez con cariño.

-Actualmente vives en Madrid, ¿Qué te tira más, Galicia o Madrid?
Depende. Madrid es más real, digamos. Aquí vivo y trabajo todo el año; es un sitio ideal para desarrollar tu vida. Galicia es mi lugar de reposo y, o al menos así lo creo, mi futuro. Quisiera vivir allí cuando me jubile. Con el mar cerca.

-¿Qué es lo bueno y lo malo de ambas ciudades, Madrid y Galicia?
En cierto modo se parecen; son ciudades acogedoras. De Madrid me encanta lo abierta que es esta ciudad y su gente. Puede que el motivo sea que madrileños puros apenas hay, lo cual ha creado una especie de identidad “foránea” entre todos los que aquí vivimos. Es muy difícil sentirse forastero en Madrid. Además la gente aquí es bastante noble, aunque aparente chula en un principio; luego incluso es una chulería sana.
La Coruña también es muy abierta, aunque tenga mucho menos mestizaje. Quizás el ser puerto de mar influye, pues eso proporciona a una ciudad intercambio, no sólo económico. Luego, ya que lo menciono, esta el mar, que es lo que más extraño en Madrid. Adoro el mar, o la mar.
Lo peor de las ciudades supongo que no deja de ser un calco de cualquier otra ciudad; ya sabes, males de ciudad; mucha gente, vida rápida y esas cosas, aunque creo que soy inmune a todo eso, de momento.

-Un plato de cocina de las dos ciudades que te gusten especialmente y aconsejas.
Muchos, pero para abrir boca vamos con un pulpo a la gallega y un cocido.

-Dime, por favor, un lugar que al que te gusta ir cada vez que necesitas desconectar de la rutina.
A la cama. Antes me iba al bar, pero desde que no bebo busco la cama.

-Un recuerdo de tu vida que te gustaría poder borrar de tu mente.
Los que me gustaría borrar ya los he difuminado lo bastante como para que no me dañen. Borrar del todo es imposible, y además no creo que sea positivo, pero si intentar apartarlos a un lugar secundario del recuerdo.

-Una canción con la que te sientes identificado y por qué.
“Thunder Road”, de Bruce Springsteen; siempre que escucho esta canción tengo una sensación especial, única, que ninguna otra canción o situación me produce. No sabría explicarlo, ni buscarle un motivo, pero me ocurre. Quizás nací para escucharla, que se yo.

-Una manía incorregible.
Mover una pierna cuando estoy nervioso.

-¿Cuántos hijos tienes?
Cuatro. Acojona, ¿eh?

-¿Qué diferencias ves que hay entre la infancia que tú viviste y la que están viviendo tus hijos?
Mira, si nosotros ya teníamos de todo, a estos les sobra. A la larga (y a la corta) será negativo, pues no sabrán valorar nada; ya nuestra generación valora poco lo que tiene, imagínate los que vienen. Luego esta el tema de la sobreprotección. Proteger esta bien, es lo suyo pero no más, de lo contrario estas criando-educando idiotas. Flaco favor estamos haciendo a los chavales, la verdad.


-¿Qué momentos del día dedicas para estar con tus hijos?
Dirás que momentos del día dedico para NO estar con ellos. Ahora en serio, no me rijo `por horarios ni obligaciones. Es cuando surge, y siempre surgen momentos a diario. No me gusta eso de “de tal hora a tal hora estoy con los chicos”, no, es muy frío y forzado.
-¿Qué opinión te merecen los padres que, por los motivos que sean, echan a sus hijos de casa?

-¿Cualquier tiempo pasado fue mejor?
En absoluto. Hay que aprender del pasado, pero vivir y disfrutar en la medida de lo posible el presente, pensando en el futuro.

-Estás casado ¿crees que el estado ideal de una pareja es el matrimonio?
No, para nada. Depende de las circunstancias personales de cada pareja. El estado ideal es entenderse.

-¿Qué recuerdos tienes del día de tu boda?
Un día bonito, pero como otros que ya he tenido, y espero que tendré, con mi mujer.

-¿Qué opinión te merecen los matrimonios de parejas homosexuales?
La misma que cualquier pareja heterosexual. Cada una tendrá sus necesidades e ideas al respecto.

-¿Qué no soportar de la gente?
La mentira y la estupidez; lo que ocurre con ésta última es que a veces tienes que cerrar los ojos si  quieres vivir en sociedad.Pero si, la mentira me molesta mucho, diferenciando, claro está, lo que son mentiras de lo que pueden ser simples excusas totalmente perdonables y comprensibles.

-Tres consejos que les das a tus hijos.
Que la humildad y la educación abren puertas; que intenten pensar por su cuenta en la medida de lo posible y que triunfar en la vida no es llegar alto, son cosas distintas.

-¿Qué has aprendido de ellos?
Optimismo. Optimismo y que con una simple sonrisa a tiempo pueden solucionarse muchas cosas.

-Supongo que en cierto modo y teniendo en cuenta que tienes hijos en edad escolar, te habrá afectado los recortes en la educación ¿qué opinión te merecen los recortes en general, no sólo en educación, y si crees que han sido inevitables?
Tema controvertido. Por supuesto que noto los recortes, como todo hijo de vecino, y lógicamente no me gustan, como a nadie. No creo que ni al que los hace le gusten, pues quita votos. ¿Necesarios? Vamos a ver, creo que gobernase quien gobernase, la tijera iba en el “pack”. Seamos realistas; salir de Europa ahora mismo sería un suicidio, y si nos queremos quedar hay que ajustarse ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Mira, para no escribir tres hojas me explicare rápido; creo que, no solo España, todo occidente esta pagando el precio de su irresponsabilidad y arrogancia ¿Qué nos hemos creído? ¿Que íbamos a atar siempre a los perros con longaniza? Hemos vivido por encima de nuestras posibilidades durante mucho tiempo, y nos hemos llevado la hostia. No sé como verán esto en el tercer mundo, pero supongo que además de cagarse en nuestra madre pensarán que nos lo tenemos merecido, y que bastante suave ha sido. ¿Culpables? Si, ya se, eso nos encanta; buscar culpables. La banca, los gobernantes, etc.; ojo, no los disculpo, pero todos tuvimos nuestra porción de culpa, en mayor o menor medida (salvando muy honrosas excepciones, claro) Lo que ocurre es que la autocrítica no va en el ADN humano.
De todas maneras y volviendo al principio de tu pregunta hay un tema que me preocupa mucho más que los recortes, y es el paro. Si los recortes son una putada, el paro es un drama.

-¿Qué le propondrías al gobierno para solucionar la crisis económica?
Como no soy ni economista ni santero, no se que podría proponer con seriedad, demagogias aparte. En ese aspecto no soy el típico español que cuando ve fútbol se cree entrenador y cuando habla de política se cree estadista. Hombre, de manera desenfadada si que podría proponerles que construyan unas cuantas cárceles más, para llenarlas luego, que golfos sobran.

-14 de Noviembre, “Huelga general”.  ¿En qué ha perjudicado y en qué ha beneficiado a la situación económica?
Creo que en nada, sinceramente. Ni tan siquiera llegó a ser la noticia del mes, que nadie se engañe. Quizá si ha sido una muestra más del cada vez más claro distanciamiento entre las centrales sindicales y los ciudadanos. Creo que el progresivo aburguesamiento de las cupulas sindicales esta pasando factura a estas. No me gusta hablar de lo que no conozco. He estado más de diez años afiliado, primero en la CNT y después en comisiones, tiempo sobrado  para ver la suficiente mierda como para decidir seguir por libre. Y eso que aún no habían llegado al apoltronamiento actual. Lo siento, pero es lo que pienso y lo que he visto.


-¿Has discutido con alguien por culpa de la política?
Muchas veces, aunque cada vez menos. De joven era más pasional, y más inocente también. Hoy día aprecio más en la gente los valores humanos que los políticos, por supuesto. Cada vez tengo más claro que hay gente honesta y deshonesta en ambas orillas del río. Con el tiempo uno deja de creer en verdades absolutas y se da cuenta que ni todo es negro ni todo blanco, hay grises, una amplia gama de grises…incluso a veces, colores.

-¿Qué aspectos positivos y negativos tiene España?
Bueno, reconozco que soy bastante crítico con lo mío, pero ¿que decir sobre un país que nombra Marqués a un entrenador de fútbol mientras la gente aplaude la medida? Somos un país que luce orgulloso sus defectos mientras minusvalora o desconoce sus virtudes, donde tenemos unas dosis muy altas de envidia e ignorancia y donde joder al vecino es deporte nacional y donde siempre estamos a la gresca entre nosotros. Especialistas en buscar culpables y poco o nada dados a la autocrítica, en cambio adictos a criticar.
¿Virtudes? Creo que la enorme diversidad en todos los aspectos, debida en gran medida a la multitud de razas y culturas que han pasado (y quedado) por aquí a lo largo de la historia. Eso nos ha enriquecido y convertido en un país muy abierto, a mí entender. La riqueza de nuestra gastronomía es un ejemplo de lo que quiero decir. También destaco las muy valiosas individualidades que tenemos en muchos campos, que tristemente casi nunca llegan a ser profetas en su tierra y son más conocidos fuera que aquí.

-¿Es España el mejor país para vivir?
Lo dudo. Lo que ocurre es que nunca he vivido en otro sitio.

-¿Cuántos idiomas hablas?
Uno.

-Pasemos hablar un poco de tu pasión por la escritura. ¿De dónde te surgió?
Supongo que de una necesidad de desahogarme cuando no tenía ganas de hablar con nadie, o bien hablar conmigo mismo, que es muy necesario.

-¿Crees que la mejor manera de vencer nuestros miedos o expresar nuestros sentimientos es a través de la escritura?
Para algunos, entre los que me incluyo, si; pero otras personas tendrán su propia formula, desde tocar un instrumento, coger un pincel o hablar con un amigo. Cada uno elige el medio que tiene a su alcance o que más le place. Luego habrá también, y lo siento por ellos (o no) quien ni expresa sus sentimientos ni vence o intenta vencer sus miedos.

-¿En qué o en quién te inspiras a la hora de escribir?
En lo que quiero contar, simplemente. Lo demás, si hay algo oculto, surge sobre la marcha.

-A través de tus relatos ¿podemos llegar a conocerte a ti como persona?
Supongo que en cierta manera si. Creo que todos los que acostumbramos a escribir dejamos pedacitos de nuestras vidas y nuestros sentimientos en el papel.

-¿Cuál es el lugar de la casa donde te recluyes para escribir?
Donde me dejan. No, fuera bromas, somos bastante respetuosos, incluso los pequeños, con el espacio de cada uno. Procuramos no molestar nuestros ratos de intimidad.

-¿Cuál es el mejor momento del día para escribir?
Cuando apetece. En mi caso ha habido veces que me he levantado de la cama para hacerlo por que me ha surgido la necesidad, o la idea. Aunque eso si, acostumbro a hacerlo o bien de noche o a la hora de la siesta; buscando el silencio, supongo.

-¿Para cuándo una novela tuya publicada?
No diré que no, pero lo veo lejos.

-¿Hay alguien de tu familia a quién también le guste escribir?
Si, mi padre, y lo hace muy bien. Mi hija mayor también empieza a cogerle el gusto.

-Tres técnicas para hacer que un relato o libro llegue al lector y enganche.
No creo en técnicas, la verdad, sino en historias. La mejor manera de enganchar al lector es lo que se cuenta. A mi hay libros de algún determinado autor que me encantan y en cambio tienen otros títulos que no soporto.
Hay, por supuesto, casos únicos de prosa privilegiada, genios; pero son una minoría exquisita, para disfrutar y admirar, no para copiar ni imitar. Creo, en líneas generales, que lo mejor para un autor es pasar a un segundo plano, en detrimento de su historia, que es la autentica protagonista, no él.

-Un escritor o escritora que te guste y el motivo.
Hay varios, muchos, aunque ya te digo que soy más de novelas que de autores. Henry Miller, Cortazar, Malaparte, Reverte, Valle Inclán, Hamsun, Chejov, Poe, Zweig, Larra; no sé, eso sin entrar en los clásicos, que es otro mundo, claro. Y eso si, lo que me queda por leer; es maravilloso pensar en eso, que es una afición inagotable.

-El don de saber escribir bien ¿en qué consiste?
Uy…ojala lo supiese, Mónica.

-¿Tienen tus hijos el mismo gusto por la escritura que tienes tú?
Ya te digo, la mayor, que tiene dieciocho años ahora. Los otros es pronto aún, creo yo. Nunca se sabe. Ellos elegirán sus aficiones, como debe de ser, aunque es cierto que solemos copiar a nuestros mayores en muchas cosas.

-Hablemos de tú etapa en grupo búho (página literaria) ¿te ha enriquecido como escritor tu paso por la página?
Por supuesto. Me han dado consejos impagables, y críticas muy acertadas que me han enderezado el rumbo a veces. Si, me encontré con gente muy positiva en búho.

-¿Cómo llegaste a esa página?
De casualidad, cotilleando por Internet.

-¿Has pasado o estás en más páginas literarias?
Participo en Rayuela una vez por semana, más o menos, pero ni la mitad de la dedicación que tenía en Búho. Lo prefiero así, la verdad, estoy más libre.

-Además de escribir ¿qué más aficiones tienes?
La música, el cine y dibujar, aunque esto último hace mucho que no lo practico.

-Dime un libro que recomiendes leer.
Para recomendar un libro pienso que hay que conocer a la persona. Yo no le recomendaría el mismo libro a un amigo que a otro. Creo que recomendar libros así, de manera genérica es una forma de tirase el pisto. Además, no soy la persona más indicada, mis conocimientos son limitados.

-Tienes un blog:  http://casteloysuscosas.blogspot.com.es/  titulado “cuanto cuento, Castelo” ¿por qué ese título?
Quise hacer un juego de palabras. El cuento o relato es el género literario que más me gusta escribir y uno de los que más me gusta leer; además, a la vida hay que echarle “cuento”.

-¿Por qué te decidiste abrir un blog?
Para compartir algo de lo que hago con otra gente. Las opiniones ayudan mucho a mejorar, y si además transmites ideas y sentimientos, perfecto. De eso se trata; literatura como medio de comunicación ¿Por qué no? Si es que se le puede llamar literatura a esto, claro.

-¿Desde cuándo le tienes?
No lo sé exactamente, un año o dos.

-¿Qué podemos encontrar en tu blog?
Cuentos, anécdotas contadas, relatos; cosas buenas o malas, pero mías y, por supuesto, mejorables.

-¿Está en tu blog recogido todo lo que llevas escrito hasta el momento?
Que va, ni de lejos. A veces según termino algo me apetece colgarlo y lo publico; otras no, o bien porqué lo quiero reservar, o por que no estoy aún satisfecho, o por ser largo, o distinto; no sé, no te sabría decir en base a que me rijo, pero no, en el blog no está todo, ni mucho menos.

-¿Cómo te trabajas un relato?
Me gusta que quien me vaya a leer sea participe de la lectura todo lo posible. En consecuencia no me gusta dar las cosas masticadas. Una cosa es sugerir una opinión y otra sentar cátedra, como si el lector fuese idiota. No, cada uno debe sacar sus propias conclusiones. Yo, como autor, le invito a pensar en algo, o eso intento. Incluso a veces transmito mis propias dudas, no mis certezas.

-Dicen que de los errores se aprende ¿qué has aprendido de los tuyos?
Mucho; casi todo, creo yo. Vamos a ver, pienso que una persona llega a adulta en función de dos cosas; lo que le enseñan y lo que aprende. Además de la educación recibida, está nuestra experiencia, donde los fallos tienen una importancia fundamental si los sabemos procesar. Pienso que tras cada error hay una enseñanza, como mínimo.

-Una proposición indecente que te gustaría que te ofreciesen.
Si es indecente prefiero que no me la ofrezcan. Claro que cada uno tenemos nuestro concepto de “decencia”.

-¿A quién te llevarías a una isla desierta?
A mi mujer, sin duda. (va a leer esta entrevista)

-¿En qué trabajas?
Soy técnico electrónico. Muy de letras.

-¿Qué es lo que más detestas de tu trabajo?
Sinceramente, nada. Me jode bastante madrugar (me levanto a las seis), pero con un café y un par de cigarros se me pasa.

-¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una entrevista de trabajo?
Hará unos siete años, más o menos.

-Si tuvieses que montar un negocio ¿de qué sería?
Uff, no me apetecería nada. No me considero negociante, Moni. Tuve un puesto de música en el rastro, hace tiempo, y gané de todo menos dinero.

-¿Cuál es la pérdida de un ser querido que más te costó superar?
La de mi mejor amigo, hace seis o siete años. Aún no la he superado, ni creo que lo haga; en parte por que me niego a ello. Ese rincón del alma le pertenece a él; está cerrado.

-¿Tienes miedo a la muerte?
No, y la he tenido bien cerca. Lo que si temo es que, siendo mujer, tendrá el Don de la oportunidad; o sea, cuando la quise no vino, y seguro que llega cuando menos me apetezca su visita. Fuera coñas, temo más al dolor que a la muerte.

-Un juego de mesa que te apasione.
El mús y el ajedrez. Creo que son más que simples juegos.

-Y un programa de televisión que no te pierdas.
No sigo ninguno, no me gusta la tele. Mientras como pongo el telediario casi siempre, pero más por costumbre que otra cosa.

-¿Crees que es necesaria la que llaman “televisión basura”?
A este paso corremos el riesgo de que si llegue a ser necesaria, por desgracia.

-Dime una anécdota en la que dijiste “tierra trágame”
Jeje; no soy “masoca”, y si soy tímido, con lo cual prefiero ni contarlo ni recordarlo, pero han sido unas cuantas veces en mi vida, supongo que como todos.

-¿Te consideras una persona rencorosa?
No, para nada. Pero matizo; el saber perdonar tiene mucho que ver con los afectos. Perdono antes a un extraño o a alguien que me importe menos que a alguien cercano; en medida de la confianza que das, te duele más o menos que te fallen. Y perdonar siempre se debe perdonar, que nadie es perfecto, pero olvidar es difícil, y yo no soy hipócrita.

-¿Te cuesta pedir perdón?
En absoluto, siempre y cuando esté convencido de ello. Y a veces, ante la duda, prefiero pedirlo que quedarme.

-¿Eres creyente?
No, no tengo esa suerte.

-¿Qué opinión te merece la iglesia católica?
No tengo una opinión lo suficientemente seria o meditada como para darla. Es un tema muy complejo; la iglesia es una institución impresionante, que va más allá de obispos y cardenales corruptos o no, abarca mucho más, muchísimas cosas y muchísimas personas que, también hay que decirlo, se lo curran desde abajo. Nos guste o no sigue representando el sentimiento y la creencia de millones de personas. Es algo para tratar con el debido respeto y seriedad. No creo que se deba responder con una frivolidad o con demagogias baratas. No. Y eso lo digo yo, que habré pisado una iglesia tres veces en mi vida (mi bautizo, una boda y un funeral)

-¿Has recurrido a la violencia física alguna vez con alguien?
Me he pegado bastante a menudo de chaval, pero ya hace mucho que me calmé. Supongo que aprender a contenerse va en la edad, aunque sujetar el carácter cuesta. Hay edades para todo.

-¿Te gustan los animales?
Si, sobre todo al horno y a la parrilla.

-¿Alguna vez te has visto en la tesitura de no quedarte otro remedio que hacer daño a alguien para conseguir un bien común?
No, afortunadamente.

-¿Crees en la amistad entre un hombre y una mujer?
Si, es difícil pero existe.

-El amor ¿es para siempre?
Depende lo que entendamos por amor. El enamoramiento no, eso pasa, pero el amor, que para mi es una conjunción de entendimiento, cariño, amistad y sexo (no pasión), si puede ser para siempre, creo. Pregúntamelo dentro de treinta años, mejor.

-Se que conociste a tu esposa de un modo muy especial ¿nos puedes contar a grandes rasgos como comenzó vuestra relación?
Fue una historia bonita, especial. No nos conocimos en el mejor momento de nuestras vidas, con lo cual comenzamos a mejorar al mismo compás que avanzaba lo nuestro. Y aquí estamos.

-Si en google pones “Antonio Castelo” descubres que hay un humorista que se llama así ¿lo sabías y guardas alguna relación con esa persona?
Ahora ya lo sé, pero no, no tengo relación con él. Date cuenta que Castelo es un apellido bastante común en Galicia. Significa Castillo en castellano. Hazte una idea.

-Una época del año que te guste especialmente y por qué.
No se bien que responder. Bueno, si; me encanta septiembre, y julio lo llevo fatal, por el calor.

-Y para finalizar, cuándo y por qué has llorado por última vez?
No hace mucho, por algo personal que no me apetece contar, lo siento. No obstante no soy muy llorón, aunque tampoco me privo si lo necesito. Puede que me vendría bien hacerlo más a menudo, sin duda.


Muchas gracias Caste. Un abrazo enorme.
Gracias a ti, Mónica. Me ha encantado charlar contigo. Y por cierto, gracias también por decir de mí que soy una persona con mayúsculas. En estos tiempos que corren es el máximo halago que te pueden dedicar. Un abrazo.

Si queréis seguir la obra literaria de Castelo lo podéis hacer en su blog:

18 comentarios:

  1. Preciosa entrevista. Ya conozco a Caste por suerte pero ahora me ha dado la oportunidad de conocerlo aún más. Es un buen tío. Lo digo yo.
    Gracias a los dos por estar en algunos retazos importantes de mi vida.
    Un beso Caste y Moni!!

    ResponderEliminar
  2. Nos reveló un Castelo prudente y muy celoso de su intimidad. (Nada criticable, por otra parte)
    Se me antoja que los palos le han ido modelando una madurez serena y aún a la espectativa.
    Es en el trato cercano y también en sus escritos donde se le descubre como esa persona entrañable y tremendamente humana que es.
    Además... si la cara es el reflejo del alma... Castelillo la tiene bien achuchable.
    Un beso a ambos dos. :)

    ResponderEliminar
  3. Bueno esta entrevista me ha gustado mucho más que la se publicó en Búho sobre él. Es más íntima, quitando (como siempre) las preguntas de política, tengo que decir que no me ha sorprendido las respuestas del Castelillo, por lo que nos hemos conocido (dos años y medio ya Caste), me permito el atrevimiento de decir que lo conozco muy bien, con su temperamento, con su compresión, con su amistad sincera, con su honestidad y un largo etcétera...
    Así que me ha gustado mucho volver a leer sus cosillas, sobre todo el recuerdo que me ha traído de Búho, que para mí ha sido una de las etapas más guay.
    Besitos para los dos!!

    ResponderEliminar
  4. A mí me ha encantado la entrevista, conocer un poco más al gran Castelo.
    No consigo apartar de mi mente las respuestas de "para desconectar, me voy a la cama" (simple, pero efectivo) y "me gustan los animales sobre todo al horno y a la parrilla" (humor, que no falte).
    Grande Castelo.
    Un abrazo para Moni y otro para Castelo.

    ResponderEliminar
  5. A ver, por partes:

    Moni, muchas gracias por acordarte de mí para tu estupendo blog. Me encantó la entrevista, y sé que es buena por que en más de una pregunta me tuve que pensar dos veces la respuesta, no creas. Me encanta también tu blog, he visto por aquí otras entrevistas muy interesantes que leeré con calma. Un honor pertenecer a este club, amiga mía; besotes :)

    Manuela; gracias, amiga. Aunque no hemos coincidido en persona yo también creo que nos conocemos bien, Florlunilla…falta eso, coincidir en alguna ocasión. A ver si en la próxima qdd nos presentamos y eso :)

    Hulnilla, guapetona….tú que me ves con buenos ojos. Gracias, amiga; eres de lo mejor que hay, te lo digo yo
    .
    Paule…a ti no te digo na, pa que. Ya sabes lo que opino :)…oyes…dos años y medio ya??...joe; hay que repetir,eh? Gracias, amiga.

    Joaquí, campeón; gracias por tu aprecio, amigo…es mutuo, no lo dudes; te digo lo que a la Florlu…tenemos que coincidir en alguna quedada. Nos llevamos bien fijo, tú y yo.

    Besotes y abrazos!!

    ResponderEliminar
  6. Siempre me dije que fue un privilegio para mì que te hayas cruzado en mi camino,Antonio. Esto del "encuentro" literario virtual que se convirtió rápidamente en una hermosa y cálida comunicación plena de afecto.
    Tu profunda capacidad para mostrarnos realidades, para hacernos reflexionar,o bien para hacernos sonreír,para estremecernos o emocionarnos.

    Y después de leer esta entrevista y tus respuestas, me he dado cuenta que he tenido razón en lo que siempre he pensado: en suma, !ERES UN TIPAZO!

    Un abrazo desde el otro lado del charco grande(porque eso, al fin y al cabo, es un Océano)

    ResponderEliminar
  7. Yo no tengo el placer de conocerte en persona Caste, pero he leído la entrevista detenidamente y creo que te he visto despuntar el alma por algún lado. De todas maneras es muy cierto que cuando escribimos algo nuestro siempre hay, y yo en ti ya he visto hace tiempo que eres un gran tío.

    ¿cuatro hijos? carajo!! un abrazo muy grande Antonio.
    Y a la autora de la entrevista felicidades, claro está.

    ResponderEliminar
  8. Es una entrevista de las que no te cansas de leer. Coincido en muchas cosas contigo, amigo Castelo. Ha sido un placer conocerte un poco más, conocer del todo a una persona nunca se consigue. Un abrazo para los dos.
    Moni, genial!

    ResponderEliminar
  9. Estela, amiga, la suerte de conocernos (aunque sea virtualmente) la he tenído yo, no lo dudes, y, aunque el "charco", como tu lo llamas, es un pelín grande, no pierdo la esperanza de conocerte en persona algún día. Besos crecanos :)

    Ángela; gracias por estar, por leer, por tus palabras. Si te he dado esa impresión me quedo más que satisfecho; una por que admiro como escribes, otra porque yo tambien creo que eres, como dice Moni, persona con mayusculas (o eso trasmiten tus letras, que no mienten nunca).
    Muchas gracias,amiga; estoy segúro que terminaremos conociendonos. Un abrazote :)


    Ana, el placer es mío. Tuve mucha suerte en búho con gente con la que coincidi, entre ellos tú, por supuesto.
    Dejamos pendiente una quedada, a ver si se puede algún día. Gracias por la cercanía,amiga :)

    ResponderEliminar
  10. Invitación
    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven acá, y deja un comentário, para YO, seguí en su blog con facilidad.
    Yo, estoy te seguyendo.
    Abrazos, del Brazil.

    www.josemariacosta.com

    ResponderEliminar
  11. Yo a Caste no lo conozco personalmente, pero tengo la sensación de haber estado charlando, delante de un café con él en otra época de nuestras vidas. Es como si lo conociera desde siempre. De ahí que no me hayan rechinado sus respuestas y corresponda a la idea que ya tenía preconcebida de él.

    A ver si un día podemos tomarnos ese café, colegui.

    Un abrazo y sigue así, porfa, que lo que más se ha notado es que eres un tío auténtico, y créeme, de esos quedan pocos.

    ResponderEliminar
  12. Gracias,amiga...esa misma sensación tengo yo contigo. Quizás por empatía, pero noto cercanas tus letras,comentarios, chistes,etc. Segúro que eres buena gente (como yo...juassssssss)
    Un abrazo,amiga, y si, a ver si nos tomamos un café o dos :)

    ResponderEliminar
  13. Desde que leí a Castelo por primera vez, supe que era una gran persona y eso que ni le conozco personalmente. Sus letras siempre me han transmitido un halo especial.


    Besitos a la entrevistadora y al entrevistado.

    soni

    ResponderEliminar
  14. Siento mucho llegar tarde a la entrevista, pero eso no ha hecho que me guste menos. Siempre le encontré sincero y tremendamente humano, con una visión de la vida muy abarcadora y una gran sensibilidad que me gusta porque carece de "moñerías". Me sucede como a él, que en general no soy de autores sino de libros; de libros que me gustan o libros que no me gustan. En realidad tan solo soy fiel a dos autores; Figueroa y Castelo, aunque reconozco que con este último me he portado mal últimamente, ya que no he vuelto a visitar su blog ni he ido a verle por Rayuela. Que conste que no es nada personal, es que Internet y yo nos llevamos cada día peor. La red atrapa a los humanos, los deshumaniza y tan solo les deja soledad y tristeza. Menos mal que esta entrevista y algunas otras pocas joyas hacen que merezca una pequeña oportunidad.
    Fdo: Flordejara, la buha sin blog.

    ResponderEliminar
  15. Sonia, gracias por tus palabras,amiga; es un verdadero placer tenerte de amiga, aunque sea en la distancia. Los sentires son reciprocos, y aunque cincidamos menos ahora que antes da igual, mi opinión de tí no cambia un ápice. Recibe un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Florde!!!!! que alegría leerte de nuevo (...aunque sea comentando :)) Poco te diré que no sepas,amiga mía; tú eres de esas personas que uno echa de menos, quizás empaticé mucho contigo, y te garantizo que fuiste una de esas personas importantes que conocí en búho, ya no sólo en lo literario, sino en lo humano, en saber transmitir y ser solidario. Sea como fuere, lejos o cerca, ya sabes donde tienes siempre un amigo, Mónica, no lo dudes.
    Abrazote :)

    ResponderEliminar
  17. Hola Castelo. Después de más de 30años , por fin he sabido de ti. Un placer volver a encontrarte.

    ResponderEliminar
  18. Hola Castelo. Después de más de 30años , por fin he sabido de ti. Un placer volver a encontrarte.

    ResponderEliminar